REFLEXIONES

Reflexiones

 Te animo a regular emociones mediante la práctica de mindfulness

Si la estrategia de regulación emocional es descendente (top-down) podemos caer en la trampa de la percepción y la memoria, esto es, nuestra experiencia pasada (memoria y cognición) nos dice qué y cómo es lo vivido y sentido. La regulación de la emoción desde lo sensorial (bottom-up, hacerle un hueco a lo vivido) nos ayuda a conocer lo sentido, observarlo y dejarlo ir sin gastar recursos. Te animo a regular emociones mediante la práctica de mindfulness.

 

” Es útil entrenar el no dejarnos arrastrar por el pensamiento “

Es fácil que nos dejemos llevar por nuestros pensamientos (SOBREIDENTIFICACIÓN) y nos quedemos PEGADOS al mensaje que nos dicen invirtiendo tiempo y recursos emocionales. Es nuestra actitud con ellos lo que hace que perduren y se genere sufrimiento “extra” sobre el dolor “normal” que supone vivir situaciones difíciles. Como alternativa, es útil entrenar el no dejarnos arrastrar por el pensamiento, sino permitir que esté IDENTIFICANDO Y OBSERVANDO el “paso” del pensamiento por nuestra conciencia. Esa actitud de observación SIN JUICIO es especialmente útil para manejar los pensamientos unidos a la tristeza y la ira.



Reflexiones


” Necesitamos integrar nuestras mentes y nuestros corazones “

Intentar no ser receptivos a nuestros sentimientos es producto de la orientación controladora. En lugar de ello necesitamos vivir en armonía mental con nuestros sentimientos, no intentar controlarlos. En vez de entregarnos a ellos o que seamos gobernados por nuestros sentimientos, debemos facilitar la integración de la voluntad, el intelecto, el deseo y la emoción dentro de una respuesta holística del sí-mismo. Necesitamos integrar nuestras mentes y nuestros corazones, sin estar ni dominados por las emociones, ni sin contacto con ellas. La emoción no es opuesta a la razón.

 

” Vivir para el presente “

Vivir “en el presente” no debe confundirse con vivir “para el presente”. vivir “en el presente”, prestando atención a nuestras sensaciones-sentidas complejas acerca de lo que es bueno para nosotros, no es lo mismo que vivir “para el presente”, que implica simplemente hacer aquello que nos hace sentir bien, sin tener en cuenta las consecuencias. Este proceso carece de ese sutil atender a nuestra compleja sensación sentida que integra el pasado, el presente y el futuro, mientras que se dedica a atender sólo el impulso momentáneo más fuerte.

 

” Sentir es el proceso del Ser “

En general, tanto las emociones primarias como las de segundo orden, cumplen una función fundamentalmente adaptativa, por tanto, ¿debemos dejarnos llevar? “Posiblemente”. Es decir, confiar en ellas ciegamente para determinar lo que vamos a hacer: ¡NO! Confiar en ellas como fuentes de información ¡SÍ! En última instancia, somo nuestros sentimientos y el modo como nos entendemos con ellos. SENTIR ES EL PROCESO DE SER

 

” Confiar en nuestras emociones como fuentes de información “

Vivir “en el presente” no debe confundirse con vivir “para el presente”. vivir “en el presente”, prestando atención a nuestras sensaciones-sentidas complejas acerca de lo que es bueno para nosotros, no es lo mismo que vivir “para el presente”, que implica simplemente hacer aquello que nos hace sentir bien, sin tener en cuenta las consecuencias. Este proceso carece de ese sutil atender a nuestra compleja sensación sentida que integra el pasado, el presente y el futuro, mientras que se dedica a atender sólo el impulso momentáneo más fuerte.

 

” Qué escuchar “

QUÉ ES ESCUCHAR. Una escucha auténtica presupone que se ha pasado, de alguna forma, a través del desierto, asumiendo la distancia infinita que separa a una persona de otra. Escuchar significa mucho más que oír. Significa poner atención para oír. Significa, sobre todo, comprender. Escuchar supone tener en cuenta que hay un mundo más grande detrás de las palabras y, por tanto, es querer penetrar en su opacidad, a veces sin tomar las palabras como tales, sino el significado que creemos que tienen para las personas que las pronuncian. Supone hacer callar al conjunto de voces que murmuran dentro de nosotros y que se llaman recuerdos, remordimientos, alegrías, preocupaciones, sentimientos diferentes… Escuchar supone, una atención plena, ocupar el espacio libre mental que habitualmente llenamos con prejuicios, respuestas hechas, sentimientos y asuntos pendientes, ocuparlo CON Y PARA EL OTRO, OCUPARLO DEL OTRO. Escuchar es “hospedar” sin condiciones, es acoger las expresiones de la vida del otro, leer las páginas del libro de la vida de la otra persona que nos la enseña con confianza si nosotros nos situamos ante ella con atención, con respeto y con modestia. Escuchar es UNA DE LAS CARICIAS POSITIVAS MÁS APRECIADAS POR LA GENTE. Escuchar es escuchar con toda la persona a la persona, no al problema. Se escucha haciendo silencio dentro de sí, evitando todo juicio sobre el otro y sobre lo que dice, evitando dejarse llevar por los prejuicios, liberándose de la obsesión por uno mismo y haciendo espacio al otro. Se escucha con los oídos atentos a los sentimientos.

 

 Qué es regular emociones “

Una parte significativa de codificación de nuestra experiencia se produce a un nivel no verbal, y tiene que ver más con el ser y el hacer que con el conocimiento conceptual consciente. Qué es regular emociones: Diferenciar, simbolizar y articular la experiencia emocional corporalmente sentida, permitir y aceptar nuestras emociones; aprender a utilizar nuestras emociones como señales; y ser capaces de sintetizar emociones diferentes y contradictorias en respuesta a esa misma persona o situación.



Reflexiones


” El pensamiento sobre lo sentido “

Reexperimentar las emociones y sentimientos bloqueados nos ayuda a gestionar el dolor. Empleamos la herramienta del pensamiento para traer al presente lo traumático y aquello a lo que sin dar salida, ha ido llenando nuestro “trastero”. Es sólo entonces cuando podemos completar todo el desarrollo de la emoción dolorosa (y útil) dándole salida y un nuevo significado cognitivo, pudiendo reescribir el episodio sobre el permitir y dejar ir la emoción y situar en su justo lugar “el tetris” del pensamiento sobre lo sentido.

 

” La capacidad de sentir dolor “

Cuando pasamos de la experiencia sentida corporalmente a la experiencia narrativa de lo sentido corporalmente, estamos dejando atrás la mejor oportunidad de gestionar naturalmente nuestras emociones. Cuando algo tan propio y tan fácil del ser humano como “dejarse” sentir sin hacer algo con ello, da paso a una interpretación de lo sentido, la mayoría de las veces rápida e inconsciente, bloqueamos lo que por naturaleza se nos ha regalado: la capacidad de sentir dolor. De ahí que la experiencia simbólica de lo sentido derive en sufrimiento añadido y en la consiguiente inversión de recursos falsamente útiles para “eliminar” el sufrimiento. ¿Imaginas que por una vez pudieras sentir, aceptando y PERMITIENDO sentir lo sentido y DEJAR IR? ¿Te imaginas permitirte la ignorancia sin la autocrítica por no saber? ¡Qué liberación!

 

” Percibir ese momento “

La empatía con la emoción del paciente nos permitirá activar sus esquemas emocionales. Más aún, percibir “ese momento” o espacio de tiempo en el que narrando su experiencia esté en contacto con su experiencia del sentir. Si el terapeuta “atiende” a ese momento y “capta la expresión de su mirada” está en disposición de tratar en terapia la experiencia emocional para ayudar a identificarla, validarla y regularla.

 

” La sensación-sentida “

La empatía y validar los sentimientos de vergüenza, orgullo, envidia y bochorno resultan más útiles que señalar la irracionalidad de los sentimientos. Se necesita volver a EXPERIENCIAR la situación problemática para poder acceder a una experiencia alternativa de sí mismos sentida desde sus entrañas, para sentirse verdaderamente rechazados y verdaderamente aceptados. Esto constituye un modo de “conocer” más profundo que el que se obtiene sólo mediante el razonamiento. El objetivo no es el esquema del pensamiento, sino el esquema emocional, y la sensación-sentida corporalmente. A estos se accede focalizándose en lo que se está sintiendo, o atendiendo a cómo uno se siente por el modo como algo se dice, en vez de focalizarse solamente en lo que se está diciendo. Esto supone atender a la sensación-sentida corporalmente en lugar de a los pensamientos. Sólo así habrá cambio: si cambias la emoción cambias el pensamiento.

 

” Lo que aporta Mindfulness “

La psicología positiva y mindfulness comparten el aquí y ahora.
Flow: centrar la atención en una sola tarea, en la tarea que estés realizando aquí y ahora es una aportación desde la Psicología Positiva. También los Humanistas comparten el aquí y el ahora, centrar la atención en el momento presente. ¿Qué aporta mindfulness entonces? En primer lugar, centrar la atención plenamente en el aquí y ahora, PERO INTENTANDO SER CONSCIENTE de estar centrando plenamente la atención en el aquí y ahora. En segundo lugar, la perspectiva del observador conlleva la DESIDENTIFICACIÓN de los eventos privados. Además, según Nyanaponika, la recta visión, es decir, fomentar la ECUANIMIDAD con uno mismo y por tanto, la compasión en lugar de la autocrítica.

 

 El futuro es el lugar donde se vive anticipadamente

Ortega y Gasset dijo que durante la modernidad, la conciencia se hizo “futuriza”, expresión con la que quería transmitir que el futuro es el lugar donde se vive anticipadamente. Estamos en el futuro con la imaginación de modo que el pensamiento cosifica la realidad… En lugar de vivir en la sorpresa del vivir, los acontecimientos se pre-viven y de este modo vivir se convierte en intentar hacer que la vida se asemeje a lo imaginado. Esto produce la sensación de estar perdido y, por tanto, como decía Ortega y Gasset, “lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa”. El presente se sobre-vive ·de puntillas” y vivimos en el pasado y el futuro.

 

” Si deseas más información sobre los artículos, contacta con nosotros a través de facebook o de nuestro e-Mail

banco

Share Button